OPOSITORES DIJERON QUE LA DECISIóN ERA DECEPCIONANTE |

Nueva York: un freno para los carteles antitabaco

Un juez dispuso que afiches colocados en puntos de venta, que mostraban las secuelas del vicio, violaban la libertad de expresión de los comerciantes. Aludió que esas condiciones a la promoción correspondían al gobierno federal y no a la ciudad.

Los carteles de Nueva York contra el consumo de tabaco que muestran dientes en mal estado, pulmones enfermos y cerebros dañados violarían la libertad de expresión de los vendedores de cigarrillos, dijo el miércoles un juez estadounidense, dando una victoria a las empresas elaboradoras.

Philip Morris USA, Lorillard Tobacco Co y R.J. Reynolds Tobacco Co, además de otros dos grupos comerciales minoristas y dos tiendas, dijeron en una demanda presentada ante una corte general de Manhattan que las imágenes violan los derechos de los vendedores.

Al colocar las horrorosas fotografías en los puntos de ventas, la ciudad está excediendo su mandato, dijo el magistrado, ya que sólo el gobierno federal tiene el derecho a imponer tales condiciones a la promoción de cigarrillos.»Incluso los mercaderes del morbo tienen la protección completa de la ley, por el bien nuestro y el de ellos», explicó el juez de distrito Jed Rakoff en su fallo.

Los tres carteles, desarrolladas por el Departamento de salud de la ciudad y exigidas desde diciembre pasado, describen gráficamente los efectos dañinos que el tabaco puede provocar en el cuerpo. Ellos tienen un mensaje como «fumar provoca caries dentales» e incluyen el número de una línea telefónica de apoyo que la ciudad dispuso para ayudar a dejar el hábito.

Luego de la demanda presentada en junio, la Nueva York acordó detener momentáneamente la aplicación de las imágenes.

«Estamos decepcionados de que esta importante iniciativa de salud haya sido rechazada por la corte», dijo Nicholas Ciappetta, el abogado que manejó el caso a nombre de la ciudad, en un comunicado. «Estamos estudiando la decisión y considerando nuestras opciones legales», agregó.

El alcalde de Nueva York, Michael Bloomberg, hizo de la lucha contra el cigarrillo una cruzada personal. En el 2003, él llevó a prohibir el fumar en bares y restaurantes, lo que fue recibido con gritos de protesta, pero que desde entonces se ha vuelto más aceptable.

En septiembre, anunció planes, que aún deben ser aprobados, para prohibir que se fue en parques, plazas, paseos peatonales, pasas de peatones y otros espacios públicos.

El gobierno de EEUU exige a las compañías de tabaco que impriman las «advertencias del médico general» sobre los posibles riesgos a la salud en todas las cajas de cigarrillos. El mes pasado, reguladores fiscales revelaron 36 imágenes para las posibles etiquetas de advertencia que incluyen a fumadores muertos, un hombre que lanza una columna de humo a través de un agujero de su traqueotomía y una madre lanzando humo en la cara de un bebé.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí