FALTAN CERCA DE 13,6 MILLONES |

OIT advierte sobre déficit de cuidadores de la tercera edad

La Organización Internacional del Trabajo (OIT) sostuvo que en el mundo hay un déficit de 13,6 millones de trabajadores sanitarios, lo que impide el suministro de servicios de calidad a más de la mitad de las personas de edad avanzada.

Un estudio de la OIT centrado en los cuidados de largo plazo que requieren las personas mayores analiza la situación en 46 países que representan el 80 % de la población mayor de 65 años a nivel global.

En ocho de cada diez casos, la asistencia de larga duración es prodigada por las mujeres de la familia que no perciben ninguna remuneración.

«Los cuidados de largo plazo no sólo requieren empatía o simpatía hacia un familiar, sino capacidades. Los familiares no están capacitados para proveer los servicios profesionales que son necesarios», dijo la autora del estudio, Xenia Scheil-Adlung.

De acuerdo  con la OIT, el 48 % de la población mundial se encuentra desprotegida legalmente en términos de acceso a los cuidados sanitarios prolongados que pueden requerir. Otro 46,3 % está en gran medida -aunque no completamente- excluido de ese tipo cobertura de salud debido a las regulaciones que limitan los beneficios sólo a los más pobres, lo que obliga a que la gran mayoría de mayores de 65 años tengan que pagar de su bolsillo estos servicios.

El mayor déficit se observa en Asia y en la zona del Pacífico, donde el 65 % de los ancianos se encuentran desatendidos y la carencia se eleva 8,2 millones de trabajadores sanitarios.

En África, donde faltan 1,5 millones de personas que trabajen en esa área, más del 90 % de personas de edad avanzada no reciben servicios de cuidado cuando los necesitan.

Según la OIT, la situación se ve agravada por la falta de cobertura para cuidados de largo plazo en la mayoría de los sistemas de seguridad social.

Sólo el 5,6 % de la población mundial vive en países ricos que ofrecen una cobertura universal de salud. Pero incluso en estas naciones existe una cifra muy baja de profesionales de este sector. “En Francia por ejemplo, hay 1,1 cuidadores por cada 100 personas necesitadas, lo que es claramente insuficiente», dijo Scheil-Adlung, para luego agregar que en ese país esta falta excluye de los servicios a un 70% de los ancianos, y en Portugal esa cifra asciende al 90%.

A nivel mundial el gasto público para atención de largo plazo a personas mayores equivale a menos de 1 % del Producto Bruto Interno (PBI) global, con el presupuesto más bajo en África, donde la mayoría de los países no invierten nada, según la OIT. Las naciones que más dinero invierten se encuentran en Europa y destinan un 2 % de su PBI a este ámbito.

El estudio sugiere hacer de este tema una prioridad absoluta para garantizar la protección universal de la tercera edad. 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí