EL MENú CONTRA EL DOLOR DE CABEZA |

Alimentación anti migraña: qué evitar para prevenir una cefalea

El dolor recurrente de cabeza afecta a 1 de cada 7 adultos en el mundo, y aunque se podría evitar y controlar en más del 90% de los casos, son pocos los que pueden hacerlo. Recomendaciones que dan alivio.

Los alimentos que hay que evitar contra el dolor de cabeza (Foto: Pixabay)
Los alimentos que hay que evitar contra el dolor de cabeza (Foto: Pixabay)

La migraña, ese dolor recurrente en la cabeza que afecta a 1 de cada 7 adultos en el mundo, podría prevenirse y controlarse en más del 90% de los casos. Si bien existen distintos grados de migraña, socialmente la cefalea no está aceptada como un trastorno que pueda dificultar la rutina, la importancia de una migraña crónica es hoy para la Organización Mundial de la Salud una enfermedad discapacitante que obstaculiza la actividad diaria.

La migraña crónica es la forma más frecuente de cefaleas crónicas y se caracteriza por fuertes dolores de cabeza. Se da cuando el paciente experimenta cefaleas por más de 15 días al mes, con una duración de más de cuatro horas por día durante, por lo menos, tres meses. Como es crónica no tiene cura, pero sí se puede prevenir y bajar la frecuencia de los ataques para lograr una mejor calidad de vida en pos de un bienestar.

Ahora bien, ¿cómo tener malos hábitos alimenticios puede desencadenar una migraña? Ocurre que, en general, algunos alimentos están asociados únicamente con su alto valor calórico y con el consiguiente aumento de peso si se los consume en exceso, pero no todos saben que ciertos alimentos funcionan como «disparadores» de una crisis migrañosa.

La importancia de la comida

Una alimentación adecuada es fundamental tanto para quienes padecen de migraña crónica como para quienes padecen migraña frecuente. Una dieta saludable no es lo mismo que una dieta adecuada para estos casos. Está comprobado que algunos alimentos, debido a las sustancias que los componen, pueden ser disparadores de crisis migrañosas. Algunos de ellos son el chocolate, los embutidos, los quesos duros, el alcohol, los lácteos enteros, el aspartamo, el tomate, los cítricos, las frutas secas, entre otros. Por eso es recomendable que se evite o modere su consumo y se opte por alimentos «protectores», como los lácteos descremados, quesos no maduros, cereales, fruta, carnes magras, aceites crudos y puros, magnesio y vitamina del complejo B.

Pero no sólo este tipo de alimentos pueden generar migraña. Los ayunos prolongados, también: no comer por más de cuatro horas, para un migrañoso, puede ser muy malo. Es importante que la persona haga entre cuatro a seis comidas diarias, que tome mucha agua, que camine mínimo 40 minutos diarios, que duerma lo necesario, y que evite cambios climáticos bruscos, o situaciones de stress o tensión.

¿Una dieta puede terminar con nuestras migrañas?

Una dieta equilibrada y personalizada puede evitar aquellas moléculas que perjudican nuestro organismo, bajando la periodicidad de las migrañas.

En cuanto a los alimentos que las personas deberían evitar, se encuentran aquellos que suben la cantidad de nitrato e histamina, como los embutidos (tales como el salame, el chorizo, salchichón, morcilla, mortadela, panceta y patés), las frutas cítricas (pomelo, kiwi, ananá, mandarina y naranja), los vegetales de hojas verdes (como lechuga y espinaca), los lácteos de origen animal (yogur, manteca, helados, quesos, leche), el té, café, edulcorante, conservas y fermentados (peces enlatados, tofu, chucrut), clara de huevo, alimentos precocidos (todos los embolsados que venden en los supermercados), bebidas alcohólicas (vino, cerveza, licores), frutos secos (nueces, almendras, avellanas, pistachos, maní), condimentos (soja, vinagre, mostaza) y harinas industrializadas.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí