TOMARáN MUESTRAS |

Retoman proyecto para armar el “mapa genético argentino”

Se trata de la iniciativa PoblAR, en la que se busca armar un biobanco para recolectar datos genónicos, fenotípicos y de estilo de vida. Servirá para ver a qué enfermedades somos más susceptibles y planificar medidas preventivas.

Con el objetivo de armar el mapa genético argentino, el Gobierno reflotó un ambicioso proyecto científico y creará un «biobanco» para recolectar datos genómicos, fenotípicos y de estilo de vida de las distintas regiones del país, lo que permitirá avanzar en estudios médicos y poblacionales más efectivos.

Se trata del Programa Nacional de Referencia y Biobanco Genómico de la Población Argentina (PoblAr), una iniciativa que «estuvo interrumpida durante casi cuatro años», señaló el coordinador del proyecto, Rolando González-José.

El proyecto tiene como objetivo «definir genomas de referencia» para «armar el mapa genético» de la Argentina y ver la incidencia de los factores ambientales, como el tipo de alimentación, la actividad física y otros aspectos.

Esa cartografía científica «es un insumo para la medicina del futuro», con la que se puede determinar si una población está más o menos expuesta ante determinadas enfermedades, si tiene mayor o menor tendencia a una enfermedad o resistencia a algún virus.

De esa manera, se podrán «planificar medidas de prevención que tengan mayor eficacia en determinado grupo poblacional»: las acciones sanitarias podrán ser direccionadas con más precisión, lo que redundará en mayor efectividad de las políticas de salud.

El PoblAr funcionaba con una suerte de «carta de intención», pero el pasado viernes se dio «un primer paso institucional» con su creación formal mediante la Resolución 360/2021 del Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación, a cargo Roberto Salvarezza.

Uno de los próximos pasos será «avanzar en la etapa de diseño del muestreo»: el objetivo es recolectar muestras en el orden de miles de personas, para luego hacer una selección de unas 20 o 30 personas, de quienes se realizará el genoma completo, por considerarlos representativos de la diversidad humana nacional.

Esas personas se someterán a una extracción de sangre como en cualquier análisis de rutina, así como también deberán responder un cuestionario sobre su estilo de vida y se completará un formulario para describir su fenotipo.

Los nodos para las tomas de estas muestras se encuentran en Jujuy, Posadas, La Plata, la Ciudad de Buenos Aires, Puerto Madryn y Córdoba, aunque podrían sumarse más sedes en otros puntos del país, como por ejemplo la zona de Cuyo.

«Lo más importante es que el participante sepa a qué se lo está invitando, y que se apliquen estrictos estándares bioéticos», aclaró el especialista.

En diálogo con NA, el científico chubutense, director del Centro Nacional Patagónico (CENPAT-CONICET) y flamante coordinador de PoblAr, explicó que la Argentina apuesta a sumarse a un «club de pocos países» que cuentan con su propio biobanco: el Reino Unido, Estados Unidos, Islandia y Grecia son ejemplos de algunos de esas naciones que intentan trazar el mapa genómico de su población.

«Los países latinoamericanos venimos a la cola de esto», lamentó el doctor en Biología, quien apenas terminó la carrera universitaria, en 1998 emigró a Barcelona para realizar su doctorado y fue uno de los científicos repatriados en 2004.

Ante la pandemia de coronavirus, un biobanco es una institución fundamental, ya que permite realizar investigaciones para comprobar si algún tipo de población es más susceptible ante el contagio del virus Sars-Cov-2, o cualquier otra dolencia cuya manifestación dependa de factores complejos genéticos o no genéticos: «Son una herramienta ante una crisis sanitaria», destacó González-José.

En ese sentido, el investigador principal del CONICET contó que «el Reino Unido puso a disposición su biobanco, el UK Biobank, apenas comenzada la pandemia».

El final de la pandemia de coronavirus es un misterio: nadie puede predecir cuándo volverá aquella normalidad que hoy queda tan lejana. En lo que hace a los plazos de PoblAr, el chubutense estimó que si se logra realizar un muestreo de manera sistemática, en pocos años podría obtenerse una muestra de referencia nacional que potencie la investigación biomédica.

Además, la iniciativa también estudiará la composición de ancestrías de la población argentina, la cual es más diversa y compleja que la clásica reportada de sólo tres componentes: Europeo, Nativo-Americano y Africano. En efecto, en una publicación reciente, los miembros de PoblAR describieron la diversidad interna a esos componentes, reportando nuevas variantes dentro del linaje nativo-americano.

El Programa científico tendrá un Consejo Asesor que estará integrado por representantes del CONICET, del ANLIS, de la Fundación Innova-T, de la UBA-INBIRS, del CIN, de la Fundación Sadosky y del COFESA.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí