Maternidad niñez
Medicina neonatal

Los estudios que hay que hacer en el embarazo para evitar problemas



Casi todas las mujeres sienten incertidumbre durante el embarazo. El temor más frecuente es si el bebé nacerá sano. Para descartar estas dudas, está la medicina neonatal. Si surge algún inconveniente, la Medicina Fetal es la nueva especialidad que se ocupa de la salud de la madre y del bebé por nacer.

Se trata de un equipo interdisciplinario, altamente especializado que trabaja siempre en conjunto para abarcar todas las áreas del embarazo, velar por el cuidado de la mamá y del bebé en su calidad de feto y luego de recién nacido. El equipo está formado por especialistas en Obstetricia, Neonatología, Genética, Ecografía fetal, Cirugía Pediátrica, Cirugía Cardiovascular Pediátrica, Anestesiología, Cardiología pediátrica, Urología pediátrica, Psicólogos y Asistentes sociales, que trabajan en conjunto. Se desempeñan en Centros de Alta Complejidad que puedan garantizar el desarrollo todas estas disciplinas.

Para las familias ¨saber antes¨ es la clave, porque permite evitar o al menos minimizar el impacto de enfermedades, malformaciones o problemas intraútero que tendrán la chance de abordarse con más tiempo y más herramientas si se conocen anticipadamente. La medicina fetal no implica necesariamente que se tengan que hacer cirugías antes del nacimiento (eso casi nunca sucede), sino que permite un seguimiento preciso y la posibilidad de generar acciones médicas que cambien la historia de ese bebé por nacer.

La medicina fetal es un tipo de medicina que funciona en base a una concepción muy moderna y que es la multidisciplinaria, que implica el trabajo en equipo de los médicos en el que cada especialista aportará desde su saber a la especialidad del otro. Como en la medicina del adulto, la medicina fetal no es solo la cirugía, o los métodos de diagnóstico, sino una especialidad que se nutre de otras, y permite ofrecer una esperanza mediante tratamientos que en los últimos años han permitido salvar la vida de miles de fetos que consiguieron nacer y en muchos casos tener una muy buena calidad de vida futura.

 

¿Cuales son los estudios que no pueden faltar durante el embarazo?

Además del control clínico, se le realizan a la madre estudios complementarios durante el embarazo. Estos permiten confirmar el desarrollo del feto acorde a cada momento de la edad gestacional (semanas de embarazo). Los estudios no son siempre exactos y pueden requerir repetirse o complementarse con otras técnicas para lograr mayor certeza.

  1. Screening del 1er trimestre y la Translucencia Nucal

  2. Ecografía del 2do trimestre

  3. Ecografía del 3er trimestre.

 

¿Qué muestra el Screening del 1er trimestre y Translucencia? (Semana 11 a 13)

Incluye una ecografía fetal completa y el control de la madre mediante la toma de la presión arterial, hormonas en sangre materna y recopilación de antecedentes.

Se pueden ver anomalías específicas como las cardíacas, defectos del abdomen en el feto, defectos severos neurológicos como por ejemplo, mielomeningocele.

Además puede indicar riesgo alto de preeclampsia materna (presión alta), retardo en el crecimiento fetal y riesgo de parto pretérrmino. Es una de las mejores ecografías para diagnosticar gemelares.
Bajo las manos de un profesional experto pueden conocer el sexo del bebé.

 

¿Para qué sirve la TN (translucencia nucal)?

Sirve para descartar o confirmar anomalias congénitas y malformaciones. Es un examen que mide el engrosamiento del pliegue de la nuca. Esta es un área detejido en la parte posterior del cuello de un feto. Medir este engrosamiento ayuda a evaluar el riesgo para síndrome de Down y otros problemas genéticos en el bebé.

Si resulta anormal, se complementa con un estudio de sangre y ante la sospecha de algún tipo de anomalía se indicarán procedimientos invasivos para poder llegar a un diagnóstico.

 

¿Qué muestra la ecografía del 2do trimestre? “Scan Fetal” (Semana 20 a 24)

Asigna edad gestacional. Evalúa las mismas estructuras que la del 1er trimestre pero en mayor profundidad y precisión, al ser el feto de un tamaño y desarrollo más considerable. Busca detectar malformaciones mayores, que en el caso de estar presentes se solicitará un estudio invasivo para obtener una especie de “mapa” de los genes del feto (cariotipo fetal). Placenta, líquido amniótico y cordón umbilical también son estudiados.

 

¿Qué muestra la ecografía del 3er trimestre? (Semana 30 a 34)

Reevalúa anatomía fetal y pesquisa malformaciones de aparición tardía o que evolucionan a lo largo del embarazo y se manifiestan recién en esta instancia.

 

¿Qué son los procedimientos invasivos de diagnóstico fetal?

Al hablar de procedimientos invasivos de diagnóstico fetal nos referimos principalmente a dos, la biopsia de vellosidades coriales (tomar una muestra con una aguja de una estructura de la placenta) y la amniocentesis (tomar una muestra del líquido amniótico con una aguja). Ambas se hacen a través del abdomen de la embarazada a las 12 y 16 semanas respectivamente. En todos los casos se aborda a la familia en una entrevista de asesoramiento para poner al tanto de toda la información y aclarar las dudas que pudieran existir. En todo momento se pretenderá arribar no solo a un diagnóstico sino decidir el manejo del embarazo, la vía y lugar del parto y el tratamiento postnatal. Son estos los casos en los que se recomienda la participación del equipo especializado en Medicina Fetal y la atención en centros obstétricos de Alta Complejidad.

 

¿Qué son los procedimientos invasivos de tratamiento fetal?

También existen procedimientos invasivos de tratamiento fetal, específicamente diseñados para tratar de resolver o mitigar el impacto de determinadas malformaciones y condiciones.

Por ejemplo Cirugía Fetal (operar al bebé antes del nacimiento) para malformaciones como Mielomeningocele o Hernia diafragmática congénita.

 

 

 

 

 

 

Dejá tu comentario