ESTUDIO DE DISTINTAS ORGANIZACIONES SANITARIAS |

Falta de agua limpia e higiene causa miles de muertes anuales de mujeres y bebés

Miles de madres y sus bebés recién nacidos mueren anualmente como consecuencia de la falta de higiene y agua limpia en el momento del parto, de acuerdo a un reciente estudio publicado en la revista científica británica PLOS One.

El informe, elaborado por expertos de grupos como WaterAid, la Escuela de Higiene y Medicina Tropical de Londres, la Organización Mundial de la Salud (OMS) y otras agrupaciones sanitarias, destacó que la falta de recursos básicos afecta el progreso de otros programas internacionales para mejorar la salud de los recién nacidos y sus madres. En ese sentido, los investigadores llamaron a los gobiernos y agencias mundiales a enfocarse más en el vínculo entre los niveles de higiene y la protección de vidas.

Los autores indicaron que aunque la importancia de ciertas conductas de higiene como el lavarse las manos es reconocida en ciertos países, se le da mucha menos importancia a otros aspectos como el agua limpia y la limpieza de instalaciones sanitarias.

Cerca del 40% de las instalaciones sanitarias en los 54 países de menores ingresos no cuentan con agua limpia, de acuerdo a la OMS.

El informe sostiene que muchos esfuerzos para mejorar la salud de los recién nacidos se enfocan en medidas específicas, en muchos casos a costa de servicios básicos.

Asimismo, agregó que la falta de soluciones para desechar la basura podría amenazar el éxito de programas sanitarios.

Yael Velleman, vocera de WaterAid, afirmó que desde el período Victoriano, en el siglo XIX, «es bien conocida la importancia del agua limpia y la buena higiene en los partos».

«Sin embargo y a pesar de ello, hoy en día decenas de miles de madres dan luz en sitios donde los médicos y las parteras, si están presentes, no tienen acceso a agua limpia», subrayó la experta.

«El proceso de dar a luz no debería implicar un riesgo innecesario de vida. A medida que los gobiernos trabajan para ayudar a mujeres y sus bebés a sobrevivir el momento del parto, no deben pasar por alto los aspectos básicos de la prestación de salud», agregó.

Un estudio en la misma revista reveló que menos de un tercio de los nacimientos en Tanzania se dan en sitios que cuentan con agua limpia y saneamiento ambiental básico. En 2013, una de cada 44 mujeres en ese país murió en el parto.

Lenka Benova, experta de la Escuela de Higiene y Medicina Tropical de Londres, afirmó que cerca de 8.000 mujeres en Tanzania muere cada año durante o poco después del parto.

«Esta situación no sólo se limita a Tanzania. Pero lo frustrante es que sabemos que las muertes como consecuencia de infecciones pueden ser evitadas simplemente si se toman recaudos básicos como utilizar agua limpia y mantener las instalaciones sanitarias higienizadas adecuadamente», explicó Benova.

«Nuestra esperanza es que este reporte guíe trabajos futuros para los objetivos de desarrollo de la ONU y haga que estos servicios sean prioridad a la hora de tratar de mejorar la salud de las madres y los recién nacidos», concluyó.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí