AúN CIRCULA EL VIRUS |

Mitos en torno a la gripe y la vacunación

Muchos de los casos ocurridos este año en el país corresponden a personas no inmunizadas. Informarse sobre su seguridad y derribar falsas creencias es indispensable para hacer frente a la enfermedad.

Así como el año pasado, se espera para 2012 una alta circulación del virus H1N1 en primavera, el virus causante de la gripe A  Esta infección puede prevenirse con una vacuna segura y efectiva que, en Argentina, forma parte del Calendario Nacional de Inmunizaciones desde 2011. Así, se brinda en forma gratuita en hospitales y centros de salud públicos de todo el país.

Sin embargo, el desconocimiento sobre la influenza y sus posibles complicaciones, y el temor a la vacuna lleva a que algunas personas no se la apliquen todos los años. Esto puede acarrear consecuencias graves, como la muerte, cuando se trata de individuos que pertenecen a los grupos de riesgo: los trabajadores de la salud, las embarazadas (en cualquier momento de la gestación), las mujeres que tienen bebés menores de seis meses, los niños de entre seis y 24 meses inclusive, los niños y adultos de entre dos y 64 años que tienen enfermedades crónicas (respiratorias, cardíacas, renales, diabetes, obesidad mórbida) y los mayores de 65 años.

La información resulta entonces tan necesaria como una buena vacuna para lograr reducir los casos de gripe en el país. Algunos conceptos equivocados que se escuchan con frecuencia son:

• La gripe no es una enfermedad grave

Evidencia: La gripe o influenza es una enfermedad muy contagiosa que puede ser grave y causar la muerte. Todos los años, ocasiona entre 3 a 5 millones de casos de gravedad y entre 250 y a 300 mil fallecimientos en el mundo. Afecta a personas de todas las edades, incluso a los jóvenes sanos, que pueden tardar de dos a tres semanas en recuperarse completamente.

• La vacuna antigripal puede provocar la enfermedad

Evidencia: Las vacunas contra la gripe que se utilizan en la Argentina no contienen virus vivos atenuados; por lo tanto, no pueden causar la enfermedad

• La vacuna produce efectos colaterales graves

Evidencia: Las vacunas contra la gripe son de las más seguras que se utilizan en la actualidad. Los efectos adversos graves son muy infrecuentes. Los efectos más comunes son leves y se limitan a dolor e inflamación en el sitio de la aplicación. Algunas personas con alergia severa al huevo pueden presentar una reacción alérgica. Estos casos son excepcionales: se estima que en la Argentina solo existen dos a tres personas con este tipo de alergia, que entonces no deben recibir la vacuna.

• Las personas sanas no necesitan recibir la vacuna antigripal

Evidencia: Cualquier persona puede contraer la gripe. Un estado saludable no protege contra la enfermedad. En aquellas personas que presentan factores de riesgo, la infección puede tener complicaciones  graves e incluso causar la muerte. Las personas sanas que no quieran tener gripe también pueden vacunarse. Es importante que los trabajadores de la salud reciban la vacuna para evitar enfermarse y contagiar a sus pacientes.

• La vacuna de influenza no es efectiva

Evidencia: En personas sanas menores de 65 años, la vacuna antigripal protege al 80% de los vacunados. En el 20% restante, la enfermedad se presenta en una forma leve. Y en los mayores, los estudios han comprobado que durante los meses de circulación del virus de influenza la vacuna previene las complicaciones graves, como la neumonía y la muerte.  

• No es necesario vacunarse todos los años

Evidencia: Los virus de influenza cambian en forma anual. Por lo tanto, todos los años se elabora una nueva vacuna para proteger contra las cepas del virus que se prevé circularán en la nueva temporada. Además, la inmunidad o protección generada por la vacuna solo dura alrededor de ocho meses.

• No se puede administrar con otras vacunas o si la persona está tomando antibióticos.

Evidencia: La vacuna antigripal se puede administrar junto con otras vacunas. Por ejemplo, en el caso de los mayores de 65 años se la aplica conjuntamente con la vacuna antineumocócica. Si una persona está recibiendo antibióticos, igual puede vacunarse. 

Asesoramiento médico: FUNCEI

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí