Sexualidad
¡Animate a usarla!

Copa menstrual: todo lo que tenés que saber



La copa menstrual es una opción más cómoda, económica y ecológica para reemplazar a las clásicas toallitas higiénicas. Es fácil de usar, no genera ningún olor y sólo necesita ser cambiada después de 8 horas. Sin embargo, a pesar de sus beneficios, muchas mujeres se resisten a usarla por desconocimiento. Te contamos todo al respecto.

 

Cómo funciona

La copa es una gran opción que sólo requiere de buena higiene, hay que mantenerla limpia y seca. Es más barata y ecológica, porque si bien es más cara comprarla, con el tiempo se amortiza. Hay varios tamaños así que tendrá que ver con si se tuvo o no hijos, con la cantidad de fluidos y si se anima a ponerse una grande o una chica, la vagina es elástica así que se la podrán poner igual”, explica Marisa Lavobsky, presidenta de la Sociedad argentina de Ginecología Infanto Juvenil. La especialista asegura que no hay contraindicaciones: “Cualquier mujer puede usarla salvo que tenga alguna alergia al material con el que está hecha la copa menstrual o que tenga una malformación que no se lo permita, como un tabique vaginal o dos cuellos de úteros, cosas que no son muy frecuentes así que la mayoría de la población la podría usar sin problemas. Es para mujeres que se animan a usarlas, porque hay muchas que no se animan a tocarse y por eso tampoco usan tampones”.

 

Despejando dudas

Esto es lo que tenés que saber sobre la copa menstrual.

  • ¿Cuál comprar? Esta es la parte más difícil, ya que existen diferentes tamaños y diámetros. Depende de la cantidad de flujo y de si pasaste por un parto vaginal. Si tenés dudas, podés consultarlo con tu ginecólogo. También tené en cuenta que hay marcas certificadas, hechas con material tipo silicona médica certificada y hay otras chinas que mejor evitar.
  • ¿Cómo se coloca? Sentarse en el inodoro con las piernas bien abiertas, introducirla todavía cerrada en forma de 'C' en la parte inferior de la vagina y girarla para asegurarse de que está bien encajada, sin pliegues. No es necesario llevarla tan hasta el fondo como sucede con los tampones, la posición correcta es más cercana a la entrada vaginal. Otra forma de verificar si está bien colocada, es pasar el dedo índice alrededor de la copa y alejarla de la pared de la vagina.
  • Recambio. Cada 8 a 12 horas. 

 

 

Dejá tu comentario